“Aprendemos, enseñamos, conocemos con nuestro cuerpo entero. Con los sentimientos, con las emociones, con los deseos, con los miedos, con las dudas, con la pasión y también con la razón crítica, jamás sólo con ésta última”

Paolo Freire, 1993


viernes, 26 de mayo de 2017

ACTIVIDAD DE COEDUCACIÓN



                         El jueves 17 de mayo nos volvimos a desplazar otra vez a la sala Blas Infante, esta vez no era nada relacionado con nuestro teatro, sino para participar en una actividad propuesta por el ayuntamiento de Brenes sobre Coeducación. El hablar de Coeducación implica  revisar nuestras prácticas educativas, a la vez que enseñamos y aprendemos a través de la experiencia los valores de igualdad, libertad y dignidad humana. La coeducación además, analiza y detecta de qué manera los contenidos y las metodologías educativas afectan de manera diferente a chicos y chicas y cómo fomentar las capacidades de unos y otras. Este proceso ha de iniciarse desde las primeras etapas educativas, fortaleciendo en la Educación Infantil, actitudes no discriminatorias. La actividad consistió en un cuentacuentos que permitía reforzar esos valores a través de la técnica de la biodanza, una experiencia con la aprendimos y nos divertimos muchísimo.


DERRITIENDO EL HIELO


                    Que no, que los pequesabios no se resisten a acabar el curso y aún nos quedan algunos experimentos en el tintero y como ya hace tanto calor, pues vamos a hacer experimentos con hielos, recordando los proceso que se dan en el ciclo del agua y que habíamos tratado en sesiones anteriores.

                    Después de recordar características del hielo, cómo se consigue hacer y aludir al experimento que hicimos en su día de los hielos de colores (muchos se acordaban) propusimos hacer una lluvia de ideas con distintas maneras que se pueden utilizar para derretir un hielo.

Nayra: Esperando un ratito
Darío: Poniéndolo al sol.
Antonio José: Machacándolo con algo duro.
Ángela: Echándolo en un vaso con agua.
Santiago: Con frío.
Enzo: No, para derretir un hielo hace falta calor. Por ejemplo un secador o un vaso de agua caliente
María José: Con mis manos  le doy calor.
Gonzalo: Cogiéndolo con la mano y tirándolo.
Antonio Jose: Pero eso es lo mismo que machacarlo.
Rocío Del Carmen: Con una máquina de calor que tiene mi madre.

                    Hablamos de lasideas que eran factibles de hacer en ese momento y establecimos 5 grupos, compartiendo lasideas con los otros compañeros y compañeras, que decidieron unirse a una de las ideas citadas anteriormente.


1. Idea de esperar un rato: Nayra, María, Ainhoa, Julia, Nicolás y Reyes.
2. Echarlo en un vaso con agua: Ángela, Carla, Alejandra, Eneida y Gonzalo.
3. Ponerlo al sol: Darío, Lola, Fabián y Alejandro.
4. Machacándolo: Antonio José, David, Enzo y Santiago.
5. Con las manos: María José, Rocío Del Carmen, Carlota, Daniela y Estrella.


                    En una asamblea posterior comentamos como fue el trabajo, dificultades ( por ejemplo, los que machacaban se les escapaba el hielo muchas veces y después reflexionaron que al machacar el hielo se rompía a trocitos, no se derretía) surgieron nuevas uideas ( las del grupo de las manos probaron también a chuparlo y se lo metieron en la boca donde terminaron de derretirlo con la saliva) Comparamos resultados y vimos cuál era la manera más rápida de las que habían probado. La seño probó con el secador de pelo y todos determinaron que esa era la forma más rápida.

                    Y para terminar, quisimos hacerlo otra vez de una manera dulce ¿Seríamos capaces de encerrar en un hielo un osito de gominola? Aunque algunos dijeron que haciéndole un agujero al cubito y metiéndolo dentro (también podría valer) lo hicimos fabricando hielo, así que introdujimos un par de ositos en cada hueco de la hielera y después rellenamos con agua y al congelador.
Al día siguiente fuimos a verlo y lo habíamos conseguido, ahora quién se los quisiera poder tenía que derretir el hielo lo más rápido posible. Todos recordaron que el secador era el método más efectivo, pero para que no ocurriera ningún accidente, optamos por la segunda manera más rápida, que ellos determinaron que era chupándolo.



¡BASTA YA DE PICADURAS!

          Una vez más llegan compañeros y compañeras a la clase con picaduras de insectos, ronchas que nos molestan, nos pican, nos incomodan, a algunos nos provocan una reacción alérgica y ya estamos hartos. Volvemos a retomar el tema teniendo en cuenta que tenemos pendiente la visita de los papá de Lola y Carlota para una charla al respecto y otros asuntos sobre primeros auxilios.

           Lola nos cuenta que el médico le mandó una pomada y los compañeros le preguntan si fueron mosquitos u otros bichos, porque también hay que tener cuidado con las abejas, avispas y arañas. Vemos en internet cómo actúan estos bichos, cómo son las picaduras y damos con una página donde salen remedios naturales para combatir dolor, picor y quitar el veneno de las picaduras y decidimos hacerlos (cuidado con la araña violinista, que vimos que era muy peligrosa). Nos distribuimos el material a traer, nos apuntamos al remedio casero que más nos llamó la atención y decidimos el día que realizaríamos el taller.

             Por otro lado, ya estamos hartos de que nos piquen, así que vamos a dotarnos de herramientas para defendernos y buscamos unos matamoscas para colocarlos en un lugar de la clase y usarlos si fuera necesario. También encontramos unos gorros de detectives que Antonio José decía que se parecían a unos gorros que unos hombres se ponen para protegerse de las abejas, así que t ambién los cogimos por si acaso.

            Las cremas que elaboramos fueron:
1. Crema de aloe vera.
2. Crema de aspirinas.
3. Crema de azafrán y aceite.
4. Crema de bicarbonato y agua.


          Tras realizar el trabajo en pequeños grupos, hicimos una asamblea común en la que pudimos evaluar el trabajo realizado, logros y dificultades que surgieron tanto al trabajo en sí como a la manera en que tuvo lugar las interacciones con los compañeros y compañeras ( por ejemplo al grupo de las aspirinas les resultó muy difícil machacarlas, el de aloe vera necesitó mi ayuda para quitar los pinchos a las hojas, otro grupo había desperdiciado mucho bicarbonato). Después nos untamos los mejunjes que hicimos y nos guardamos la planta de aloe vera que trajo Darío por si la necesitásemos en algún momento. La clase de 5 años A se hizo eco de lo que estábamos haciendo y nos pidió información, por lo que decidimos anotar las recetas de los remedios naturales y pasárselas. 











                     Días después, al llegar a la asamblea nos encontramos con brillantina, una lagartija que ya había aparecido en otras ocasiones y que mi anterior promoción la había bautizado con ese nombre y hablando sobre las picaduras dijimos que Brillantina era otro recurso para que no nos piquen los mosquitos, pues ella se los come. Entonces surge una conversación sobre cómo puede andar por las paredes sin caerse, a lo que Antonio José, que sabe mucho de reptiles en general, contesta que porque tiene ventosas en sus manos y que nosotros no. Carla mirándose las manos dice que sólo tiene rayas y carne, a lo que Enzo añade que por dentro también huesos. María José dice que ella también puede escalar, pero lo intenta en una pared de la clase y no lo consigue. Entonces comiezan a dar ideas de cómo hacer que nuestras manos y pies sean como las ventosas:

- Untarnos helado derretido.
- Con pegamento.
- Poniéndonos fixo en pies y manos.
- Con yogurt gelatina.
- Podemos ponernos jabón, que es pringoso.
- Zapatos para escalar, pero tienen pinchos en las suelas y puede hacer agujeros en las paredes.
- Mezclar plastilina con agua y dejarla un día y después untárnosla.
- Caldo de flan de postre mezclado con agua.


          Como aquí en el cole, de las ideas y materiales que dijeron sólo teníamos fixo, pegamento, jabón y plastilina, sólo probamos con eso. Pero ocurrieron problemas que fueron evaluados en una asamblea posterior: se nos enredaba el fixo, con el pegamento se nos pegó arena en los pies, el jabón no pegaba, sino que resbalaba, la mezcla de plastilina y agua tampoco pegaba, además de un lío de zapatos y calcetines. En definitiva, que no pudimos aunque lo pasamos genial en el intento. Anotamos lo que no nos servía y decidimos un nuevo plan, traer todas la ventosas que tuviéramos en nuestra casa.


 




                    Pusimos en común todas las ventosas que trajimos y lo primero que nos planteamos es que si habría ventosas para todo el mundo, porque todos no habían traído. Quedamos en que necesitamos ventosas para manos y pies, es decir, 4 para cada uno, entonces habría que hacer grupos de 4, pero en primer lugar decidieron que íbamos a probar si las ventosas pegaban en las paredes del patio. Contamos las ventosas y había suficiente para todos, 26, las repartimos y localizamos distintas paredes del  patio hechas con distintos materiales (ladrillos, piedra, dibujos, pared hecha de suelo, pared azul y pared verde) y fueron probando en cual de ellas se quedaban pegadas las ventosas. Algunos quisieron probar también en otros lugares como la fuente, las farolas y las barandillas de hierro. Después en una asamblea posterior, reflexionamos y tomamos decisiones sobre el lugar de la escalada y cómo la haríamos:

1. Escalaremos en las paredes azul y verde que es donde pegan las ventosas.
2. Necesitamos 4 ventosas cada uno para los pies y las manos.
3. Tenemos que subir rápido porque las ventosas se pegan sólo un ratito.
4. No subimos muy alto porque nos podemos caer.

                      Con estos criterios, volvimos a reunir todas las ventosas para hacer con ellas grupos de 4, una vez hechos los grupos nos dimos cuenta de que sólo podían escalar 8 personas, así que lo haríamos por turnos. El mayor problema surgió cuando tuvimos que ponernos las ventosas en los pies, algunos me pidieron lazos para amarrárselas, otros aprovecharon las arandelas que tenían algunas ventosas para introducir sus dedos tanto de manos como de pies, otro decidieron que sólo escalarían con las manos...pero por mucho que lo intentaron, no pudieron conseguirlo. Entonces recurrieron a la imaginación: "Hay que crear una máquina que nos convierta en lagartija", aunque algunos no estábamos dispuesto a cambiar de imagen. Aún así, seguimos dándole vueltas por si se nos ocurre alguna otra idea.

                          La conclusión de todo el proceso es que lo importante es esforzarnos e intentarlo poniendo en marcha todos nuestros recursos y estrategias y compartiéndolos con los demás. Hemos trabajamos el establecimiento de planes de acción , la toma de decisiones, los acuerdos, el establecer conclusiones, el reflexionar de los errores, creación de textos que recojan el proceso, textos de uso social (como la receta de los remedios natuales)  aspectos relacionados con el lenguaje matemático, ya que las situaciones nos han llevado a realizar cálculos, estimaciones, agrupamientos, reparticiones, estrategias de contaje, etc, una experiencia enriquecedora que se une a nuestra historia como grupo.


sábado, 13 de mayo de 2017

LA COSA VA DE VUELOS



                     Las experiencias de aprendizaje que surgen en nuestro proyecto de aula no tienen una duración determinada, unas son más puntuales, otras perduran más en el tiempo, otras pierden el interés y algunas se estacan y vuelven a retomarse tras un tiempo. Esto último ha ocurrido con una experiencia relacionada con el aire y los globos, si recordáis buscábamos maneras para hacer que lo globos subieran hacia arriba, hasta llegar a la conclusión de que necesitábamos un aire especial. Ese aire se llama helio y una mañana, nuestra compañera María José nos trajo un globo que contenía ese aire y subió hasta el techo de nuestra clase. Ahora surgieron otros interrogantes como qué podemos hacer para que el globo no se vaya hacia arriba, o qué cosas podemos engancharle para que se las lleve de viaje. Esto nos permitió hablar de tamaños, pesos y materiales, a formular y comprobar nuestra hipótesis y a establecer conclusiones tras observar lo que había sucedido, anotando que el globo de helio era capaz de levantar objetos pequeños de plástico, papel o cartón, o plastilina pero muy pequeña.




                    También comprobamos si el globo de helio nos podía llevar a nosotros, o ¿qué os creíais? ¡Qué divertido sería volar enganchado a un globo! Pero como ellos dijeron, pesamos demasiado, necesitaríamos muchísimos globos, como en la película de "Up" donde una casa salía volando de esa manera. Entonces comenzamos a hablar de la idea de volar y pensamos que podríamos hacerlo como los superhéroes, con una capa, así que buscamos diversas telas, contamos y repartimos para ver si teníamos suficientes, probamos distintas propuestas: saltando, corriendo, agarrándonos la capa, poniendo una postura determinada con las manos...pero no había manera. Observando en el patio nos dimos cuenta de que los pájaros si podían volar y que ellos tenían alas, entonces algunos compañeros y compañeras se ofrecieron para traer alas que tenían en sus casas y probar...pero tras varios intentos, tampoco lo conseguimos. Pero si observamos cómo las alas de la seño tenían algunas plumas que se le desprendieron y si salían volando y estuvimos probando lanzando las plumas de diferentes alturas (aunque aquí había diversidad de opiniones, ya que unos decían que volaban, otros que el viento las empujaban y otros que se caían, quizás retomemos estos aspectos en otro momento)

                       Llegamos a la conclusión de que para volar nos teníamos que subir a un pájaro gigante como un águila, subir a un avión, un helicóptero o bien también puedes volar con tu imaginación, esto último se nos da de maravilla, así que nos permitimos jugar un ratito a ello.


 


                               Ya que en el cole no tenemos la posibilidad de montarnos en un avión, nuestro compañero Santiago nos propuso que por qué no hacíamos aviones de papel, que él había probado uno en su casa y sí volaba. Darío se ofreció a construirlo, pero tras varios intentos doblando el papel, no le salió. No pasa nada, le dimos las gracias y otros compañeros propusieron visitar a los niños y niñas mayores y preguntarles si ellos sabían y nos podían enseñar. Así que acordamos con ellos un día y una hora para organizarnos por grupos y nos mostraran cómo hacerlo. Desde aquí quiero agradecer a estos compañeros de 6º Cristina, Paola, Guadalupe, José Eduardo, Claudia, Lucía y Ángela por su ayuda, paciencia y cariño y por hacernos pasar un rato estupendo. Al día siguiente, en asamblea, fueron ellos los que me enseñaron a mi cómo hacer aviones de papel pues el día anterior yo estuve coordinando la actividad y no me metí en ningún grupo y aprovechamos para anotar los pasos a seguir por si necesitábamos acudir a este texto en algún otro momento.  Y rizando más el rizo quisimos montar en estos aviones de papel a unos pilotos, por lo que volvimos a hablar de tamaños, pesos y materiales recordando la situación del globo de helio y concluyendo que haríamos pilotos pequeños de papel, cartulina y paja (aunque el piloto de paja no se llegó a construir, no había manera de encajar las partes)





          ¿Y si construimos otros artilugios que vuelen como el avión de papel? En esta propuesta nos hemos quedado en relación a los vuelos. Si nos queréis hacer llegar alguna información, no dudéis en hacerlo.

LA VISITA DE LOS BEBÉS


                                  Como recordaréis hace algún tiempo nos visitaron las mamas embarazadas de nuestra clase  las que hicimos un serie de preguntas sobre cómo cuidan a sus bebés dentro de la barriga. Ellas nos prometieron que cundo salieran de la barriga los traerían a clase para hacer la presentación en sociedad. Pero en un afan por seguir conociéndonos algunos compañeros propusieron que nos visitaran algunos bebés que y estaban fuera de la barriga, unos bebés muy especiales, Eléa, Marco y Leo, los hermanos de Eneida, Rocío del Carmen y David. Los comparamos por edades, algunos gateaban, otros y andaban, nos interesamos por sus cuidados, por lo que comían y disfrutaron y compartieron con nosotros un rato de juego. Muchas gracias mamis, por esta mañana tan divertida




FERIA DE LA CIENCIA


                  Estamos llegando al final de nuestro proyecto de los pequesabios a través del cual hemos pretendido acercar a los niños y niñas al mundo científico, fomentando la observación, manipulación y exploración, todo ello desde un enfoque lúdico. El broche final de este proyecto ha sido poner nuestra investigación al servicio de los demás, para ello se celebró en el palacio de congresos y exposiciones de Sevilla la feria de la ciencia, los días 11, 12 y 13 de mayo, donde los colegios implicados y otras entidades montaron un stand para difundir sus experimentos al público visitante. 


                  El pasado jueves día 11 de mayo,  un grupo de niños y niñas de nuestra clase, acompañados por su familia y la maestra, representaron a nuestro colegio en la XV Feria de la Ciencia. Allí presentamos experimentos trabajados  lo largo del curso tales como el huevo flotador, la mano pegajosa, la molécula inquieta o los lacasitos, a través de los cuales pudimos explicar a niños y mayores el comportamiento de las moléculas del agua y verdaderamente los dejamos impresionados
 Es una experiencia enriquecedora y gratificante que os gustará. 





                           Me gustaría daros la enhorabuena por vuestro trabajo, a  los representantes de este año y a toda la clase porque el proyecto es de todos y todas. Durmiente estos días todos hemos colaborado en la preparación de la feria, ayudando  a ensayar a los compañeros. El año que viene volveremos  este certamen y otros compañeros volverán  dejar bien alto el nombre de nuestro cole y de nuestro pueblo. También me gustaría felicitar a las familias una vez mas por su colaboración en todo el proceso.

                           


                               Pero aún nos quedan algunos experimentos  en el tintero que realizaremos de aquí  final de curso y el año que viene, un nueva temática que y esta en mente pero aún no podemos desvelar. Y no olvidéis nunca nuestro leme ¿ES MAGIA? ¡NOOOOOOOO, ES CIENCIA!

DÍA DEL LIBRO


                    Entre los objetivos que pretendemos desarrollar en educación infantil se encuentra el fomentar el gusto e interés hacia la lectura y damos fe de ello en las distintas experiencias de aprendizaje que surgen en nuestro proyecto de aula, no sólo leemos cuentos, como muchos suelen pensar que hacemos en educación infantil, sino cualquier texto que caiga en nuestras manos, artículos, noticias de periódicos, folletos, recetas de cocina,en definitiva, cualquier texto de uso social, cualquier texto que nos sirva a las personas para dar respuesta a las preguntas que nos planteamos sobre el medio que nos rodea.

                     Aún sí no quisimos pasar por alto celebrar esta efemérides, el día del libro, que fue el pasado 23 de abril, pero por encontrarnos inmersos en plena celebración de la semana escolar del teatro, lo pospusimos al 4 de mayo. Nuestra actividad lleva por nombre cuentos de cine, cada maestro o maestra hicimos de cuenta cuentos, elaborando un cartel con un número de entradas y planificando un actividad posterior al cuento , los niños podían adquirir la entrada del cuento que mas le gustara y compartirían lectura con niños de 4, 5 años  y de 2º de primaria, con lo cual fomentamos también la convivencia con otro alumnado del centro. Otra experiencia enriquecedora con la que aprendemos  la vez que disfrutamos.