“Aprendemos, enseñamos, conocemos con nuestro cuerpo entero. Con los sentimientos, con las emociones, con los deseos, con los miedos, con las dudas, con la pasión y también con la razón crítica, jamás sólo con ésta última”

Paolo Freire, 1993


jueves, 30 de marzo de 2017

EL AIRE Y LOS GLOBOS

               Esa mañana Carlota tenía su bolsillo cargado con una historia que se llamaba guante globo, un guante de látex que su papá le había llenado y que ella no soltaba para nada. A los compañeros y compañeras les llamó la atención y propusieron que le pusiéramos una cuerda para poder sujetarlo, así se iría para arriba pero no se escaparía, pero Carlota no quería y había que respetar su opinión, entonces propusimos que quién quisiera al día siguiente podía traer un guante globo atado a una cuerda, o en su defecto, un globo. 
                Así que al día siguiente así se fueron presentando en el cole. Gonzalo ya nos avanzaba que él había probado en su casa y que al lanzarlo hacia arriba después siempre se caía para abajo, probaron y comprobaron que era cierto. Otros compañeros contestaron que era porque en la clase no había aire, que teníamos que salir al patio, y así lo hicimos, pero ese día no había mucho aire, por lo que quisimos probar otras estrategias:

- Correr mucho.
- Dar vueltas con el globo.
- Lanzarlo y darle muy fuerte con las manos, o con los pies, o con la cabeza.
- Colgarlos en los árboles, en las farolas y en las barandillas para ver si al día siguiente habían salido volando.

             Cuando volvimos al día siguiente al cole, allí seguían colgados, lo único que conseguimos es que cuando los niños y niñas salieran al patio los cogieran para jugar, lógico.  Rocío Del Carmen concluyó diciendo que el aire de tu boca no servía y María José propuso traer infladores, ofreciéndose voluntaria junto a María y Daniela. Al probar con los infladores ocurría lo mismo pero también había que citar el factor viento, que no era favorable, por lo que comenzamos a buscar maneras de fabricar viento. Darío propuso que con la boca, pero era bastante difícil y Enzo que con el ventilador, con el que conseguimos que los globos volaran por la clase en distintas direcciones pero al final siempre terminaban en el suelo, eso sí conseguimos un efecto que nos provocó mucha risa, y es que algunos globos se colaron por detrás del ventilador y se quedaron pegados formando una flor, casi que nos cargamos al pobre ventilador, jejeje.

            Llegados a este punto María José nos dijo que había investigado y que necesitábamos una bómbola de un aire diferente y que ella intentaría traerlo. Así que en ese momento nos encontramos, a lo que hay que sumar que Santiago aportó un avión de papel que le había dado un niño mayor  y nos dijo que había probado que volaba, por lo que intentaremos hablar con los mayores para que nos enseñen a hacer aviones de papel.



NUESTROS BEBÉS

               He titulado esta noticia como Nuestros bebés, porque así los consideramos ya, como parte de nuestra historia, porque poco a poco, Lola, Daniela y Darío nos van contando con entusiasmo nuevas noticias en relación a sus avances, viviendo la espera con alegría y transmitiéndosela a sus compañeros y compañeras. Era necesario que nos visitaran estas mamás embarazadas porque surgían preguntas, ellos querían ver ya a los bebés pero como decía Daniela, la carne estaba de por medio. Lola decía que nos podía enseñar una foto de Marta, que así se va a llamar su hermana porque en su caso ya sabía que era una niña. En el caso de Daniela, sabían que era un niño y que se llamaría David, pero ella no tenía su foto, sino una sombra. Darío aún no sabía si iba a ser hermanito o hermanita, Fernando o Fernanda.

                Así que recibimos la visita de Merchi, Loli y Lidia, las mamás de Daniela, Lola y Darío, las cuáles nos aclararon muchas dudas. Lo primero que quisimos era que nos enseñaran sus barrigas y las ordenamos según su tamaño, preguntando por qué unas eran más gordas que otras. Nos mostraron las fotos, que no se parecían para nada a las que nosotros tenemos pegadas en nuestra historia de nuestras experiencias porque éstas tenían todos los colores y las de los bebés, no, porque no estaban hechas con una cámara de fotos normal, salían en la pantalla como nos contó Lola y la hacía el médico con un aparato.
           Otras de las cuestiones que nos planteábamos si comían ahí dentro los bebés, claro pensábamos que los bebés comían potitos, papillas o bebían leche de la tetita como decía Gonzalo, a lo que María José añadió que podían gatear por dentro hasta llegar a las tetitas. Las mamás nos explicaron que comían todo lo que comían ella y por eso tenían que cuidarse mucho, y que ahí dentro no comían por la boca, sino por el ombligo, a través de un cordón.
                    También quisimos saber que si nos acercábamos a las barrigas podíamos escuchar algo, muchos escuchaban patadas y las mamás también nos dijeron que se les escuchaba el corazón. Lidia nos mostró un cuadernillo donde el médico iba anotando lo que iba pesando y midiendo el bebé conforme iba creciendo.
                    Hubo una pregunta planteada por la seño que se quedó sin contestar y que a los niños y niñas hizo mucha gracia  ¿Hacen los bebé pipí y caca ahí dentro? Los niños y niñas decían que no, que la harían cuando estuvieran fuera, primero en el pañal, después en el orinal y de mayor en el váter.
                      Como no podíamos ver el tamaño de los bebé porque estaban dentro de la barriga, para poder imaginárnoslos usamos un libro que se llama Historia del Emabarazo, libro que os recomiendo porque es muy útil y muy práctico para que entendamos de una manera muy sencilla cosas que ocurren en el embarazo y muchas curiosidades, es un libro que las mamás pueden contar apoyándolos en sus barrigas pues te explican mes a mes a tamaño real cómo es tu bebé y los cambios que va experimentando, así que les pusimos la barriga del mes correspondiente a las mamás para ver cómo podrían ser David, Marta y el hermanito o hermanita de Darío. Por cierto, esto sucedió hace dos semanas y ayer vino Darío a clase con la noticia del que el bebé iba a ser  una hermanita y se iba a llamar Lidia como su mamá.
                         Y como nos han visitado las mamás que tienen los bebés dentro, los niños y niñas me propusieron que también podían venir las mamás que tenían los bebé fuera a presentárnoslos y contarnos sus cuidados, así que tendremos que poner de acuerdo a las mamás de David, Eneida, Fabián, Rocío del Carmen e Isaac.   ¡OS ESPERAMOS !

miércoles, 29 de marzo de 2017

LA PATRULLA LIMPIADORA

              Nuestros niños y niñas y la seño estamos ya cansados de que las calles de nuestro pueblo estén llenas de caca, porque huelen mal, las pisamos y nos podemos resbalar y porque ensucian nuestras calles y parques y contaminan el medio ambiente. Ellos propusieron que podrían hablar con la policía para ver cómo podíamos ayudar, así que Nayra nos dijo que podíamos preguntarle a su padre, que lo podíamos invitar para que viniera a la clase. Y la verdad es que no iban mal encaminados, ya que la policía de Brenes colabora en la campaña a favor de la recogida de excrementos de perros. Antonio nos mostró el cartel que anuncia la campaña y hablamos de lo que aparecía en él, de las consecuencias que trae el dejar la cacas sin recoger, de las responsabilidades que conlleva el tener un perro y del castigo que se le puede llegar a imponer a una persona que no cumpla con estas obligaciones, hasta 500 euros. También nos acompañó un compañero de Antonio, Millán el cual también nos ayudó a reflexionar sobre nuestro cometido. A raíz de esta charla establecimos los siguientes acuerdos:

- Vamos a explicarles a todas las personas que conozcamos esta campaña.
- Vamos a hacer nuestro carteles para mostrarlos a la gente que no haga caso.
- Pegar lo que no ha regalado Antonio por el cole y entregar a las clases fotocopias para que también difundan la campaña.
- Salir a la calle y repartir a las personas bolsas y guantes para que recojan las cacas.
- Pedir al ayuntamiento que pongan más pipican (lugares para hacer pipí y caca los perros) y pongan bolsas para que la gente las use.


               Tenemos mucho trabajo por hacer y ahora nos tenemos que organizar. De momento hemos comenzado por difundir la campaña por todo el cole y nos hemos hecho llamar "La patrulla limpiadora" Enhorabuena a mis niños y niñas por esta iniciativa, ya que desde pequeños debemos sentirnos miembros activos de nuestra sociedad y aportar nuestro granito de arena

LOS PEQUESABIOS Y LA CAPILARIDAD

               Los pequesabios seguimos investigando y hemos realizado algunos experimentos relacionados con la capilaridad, la capacidad de algunos objetos que dependiendo del material de que estén hechos pueden absorber líquidos, materiales porosos  por donde se cuelan las moléculas del agua, que es el líquido que estamos utilizando. 
                       El primer experimento que realizamos de este bloque fue un experimento muy dulce que llevaba por título "Gominolas al agua" introdujimos en frascos de cristal llenos de agua chucherías con composición y estructura diferentes: nubes, ositos, dentaduras, gominolas recubiertas de azúcar, caramelos duros... y los dejamos un día entero. Por supuesto, jugamos con nuestras hipótesis sobre los resultados que nos encontraríamos al día siguiente (Me encantan sus hipótesis, cómo se muestran más reflexivos y se esfuerzan por relacionar conceptos sacando sus propias teorías)

- Se hunden.
- Flotan.
- Cambian de color.
- El agua se pondrá del color de la gominola.
- Se ponen más grandes.
- Se van a estropear y se van a partir en cachitos.
- Se van a quedar sin color.
- A las que tienen azúcar se les va a quitar porque se la va a comer las moléculas del agua.

                            Al día siguiente observamos que la mayoría se ponían más grandes, más pegajosas y más blandas, por lo que al tocarlas se deshacían, excepto el caramelo duro que se había disuelto en el agua  por completo. La explicación científica de todo esto es que los cambios en las gominolas dependerán de su estructura y composición. Los caramelos gomosos son porosos y por lo tanto pueden absorber mucha agua, creciendo así de manera espectacular. Pero a medida que el caramelo se expande, los poros se aflojan, por lo que es mucho más frágil. Este experimento también explica el estómago hinchado después de comer y también aprovechamos para reflexionar de que este es un motivo más para no comer tantas chuches, aunque la verdad es que ese día terminamos comiéndonos lo que nos había sobrado.

                               
                             Exploramos otros materiales que también tenían esa capacidad de absorber agua, Santiago trajo algodón y una esponja y también pudimos comprobar como las moléculas se colaban por sus poros. Yo también les ofrecí un pañal, lo cortamos para ver cómo era por dentro, La parte central está hecha de un polvo superabsorbente (poliacrilato de sodio) que es capaz de absorber gran cantidad de agua y se convierte en una especie de gelatina. Comprobamos cuánta cantidad de agua era capaz de absorber el pañal ¡14 vasos de agua! ¡Increíble! Y no só lo la cantidad que absorbió sino también lo que pesaba



                               También basándonos en esta capacidad planteamos otro reto:¿Has visto alguna vez al agua “caminar” y pasarse de un vaso a otro sin que nadie la toque? y aquí comenzaron otra vez a llover hipótesis y ponerlas en marcha

- Volcando un vaso en otro.
- Echando el agua con las manos de un vaso a otro.
- Metiendo un vaso dentro de otro.
- Con la boca

                                    Entonces propuse una manera diferente de hacerlo, porque todas esas eran válidas:
1.- Coloca los dos vasos sobre la mesa, a unos 5cm uno del otro.
2.- Llena uno de ellos con agua un poco por encima de la mitad y añade un poco de colorante para que el agua se vea bien.
3.- Dobla la hoja de papel de cocina hasta hacer una tira gruesa y mete una punta en el vaso que tiene agua y la otra en el vaso que está vacío.
4.- Espera unos minutos y…. ¿Qué pasa? ¡Parece que el agua está caminando por el papel y se pasa de un vaso a otro!!
Un truquito: puedes poner el vaso que tiene agua un poco mas alto que el otro (sobre un libro, por ejemplo) y verás el efecto más rápido.

                                        Lo comprobamos por grupos, y se veía perfectamente como las moléculas del agua iban subiendo a través del papel de cocina. Para que se viera mejor el efecto, coloreamos el agua con pintura, pero tardaba bastante, aquí las moléculas iban muy lentas y nosotros teníamos poca paciencia. Al final comenzaron a caer gotitas en el vaso, y cuando volvimos al día siguiente ya había pasado gran cantidad de agua. Y quisimos ir más allá, haciendo recorridos de agua de ditintos colores de manera que se mezclaran y consiguiéramos otros distintos, así experimentamos que mezclándose rojo y amarillo salía naranja, amarillo y azul salía verde y con el rojo y el azul conseguíamos el morado.



                                            


                                    A través de este bloque de experimentos no sólo nos hemos seguido acercando a la ciencia de una manera divertida a través de la observación, manipulación y experimentación, sino que también nos hemos dado cuenta de que todos los resultados no son inmediatos.

DECORANDO CUP CAKE

          En nuestras múltiple conversaciones surgen miles de experiencias atractivas y motivadoras para nuestros niños y niñas, experiencias que no sólo captan su interés sino que sirven para darse a conocer al grupo, para compartir nuestras vidas, ayudando a crear ese clima afectivo al que damos tanta importancia.
           Es el caso de esta experiencia, cuando Darío, a raíz de que unos niños de la clase de mi hija Isabel me invitaron a una cup cake, dijo que a él se le daba muy bien hacerlas con su madre y que nos podía enseñar. A todos nos pareció buena idea, así que nos pusimos en contacto con su familia para poder organizarlo. Una experiencia en la que manejamos ingredientes, recetas, utensilios, cantidades y cálculos, consejos y, sobre todo, nos lo pasamos genial. Agradecer a Lidia y Cristina su colaboración en esta experiencia tan dulce



EL ÓRGANO DE LA CATEDRAL

          Seguimos emocionándonos con experiencias que nos enriquecen. si recordáis, cuando buscábamos en el mapa de la catedral de Sevilla donde se encontraban las puertas, descubrimos otras cosas que llamaron nuestra atención, entre ellas que en la catedral había un órgano, un instrumento que servía para tocar música, pero no un órgano cualquiera. Una vez más contamos con la colaboración de la familia, en esta ocasión nos visitó como experto el papá de Alejandro, maestro y músico de profesión, el cuál nos explicó las diferencias entre el órgano de la catedral, órgano muy antiguo formado por una gran cantidad de tubos y los órganos electrónicos más actuales. Nos explicó cómo sale el sonido, las distintas partes de las que se compone el órgano, nos habló de familias de instrumentos y nos puso un vídeo sobre semejanzas y diferencias entre el órgano y el piano.


          También pudimos disfrutar de algunas piezas que Fran nos interpretó, piezas que se utilizaban en ceremonias como las bodas, piezas que se interpretaban en ceremonias reales y que eran muy alegres, otras más tristes, música de navidad...y terminamos con un juego adivinando canciones conocidas relacionadas con los dibujos animados que tanto nos gustan. Estamos deseando poder ver este órgano gigantesco que se encuentra en la Catedral de Sevilla y los tubos batallas que Fran nos explicó y que a ellos no se les olvida (los que van hacia delante, seño)

EL ORGANO DE LA CATEDRAL on PhotoPeach

martes, 28 de febrero de 2017

EL MAPA DE LA CATEDRAL

          Continuamos organizando nuestro plan para llegar a la catedral de Sevilla y buscar al lagarto. Estas semanas hemos hablado sobre cómo acceder a la catedral, ya que nuestro compañero Antonio José nos dijo que había pasado por allí y no había visto ninguna puerta. Era el momento de ver el m,apa de la catedral como dijo Rocío del Carmen, mapa que nos descargamos de internet y nos distribuimos por grupos para analizarlo y buscar posibles puertas, sobre todo la del perdón que es donde supuestamente se encuentra el lagarto.











          Después hicimos una puesta en común donde nos dimos cuenta de que en el mapa salían letras, números que nos llevaban a otro sitio donde ponían de qué se trataba, descubrimos que no había una puerta sino siete, leímos sus nombres y también nos dimos cuenta de que habíamos señalado cosas que no eran puertas como

- La tumba de Colón.
- El órgano de la catedral.
- El patio de los naranjos

           Estos puntos también los incluimos en nuestra visita a la catedral, aunque eso de la tumba de Colón nos daba un poco de miedo, pero bueno como vamos a ir acompañados...



           Seguro que os estaréis preguntando que cómo va nuestro disfraz de cocodrilo. Pues bien estamos terminando nuestras caretas, para ellos os recordamos que estábamos cortando tiras de cartulina que debíamos ajustar al tamaño de nuestras cabezas, pero al cortarlas se nos torcían, nos salían de pico, así que tuvimos que buscar algo para que nos salieran derechitas. La seño Leo nos prestó una regla con forma de triángulo, con ella probamos y pudimos solucionar el problema.





            Así continuamos con nuestras estrategias de contaje, de estimación de cantidades, cuántas tenemos, cuántas nos faltan hasta conseguir nuestro cometido.













            Por otro lado, Alejandra trajo a clase una ristra de cartones de huevos para hacernos los pinchos de la espalda del cocodrilo, así que continuamos con nuestra actividad matemática, realizando nuestros cálculos. Alejandra aportó 14, María José 3 y la seño Carmen 2. María José dijo que los contáramos todos, Lola que compartiéramos para ver si había para todos y Rocío del Carmen plasmó cuántos nos faltaban. Nos faltan 12 cartones de huevos, así que si alguien quiere aportar alguno será bien recibido.














            También descubrimos una noticia en el periódico sobre la Catedral, leímos que habían robado una de sus cadenas, gracias a esto conocimos que la catedral está rodeada de columnas y cadenas. Menos mal que un taxista se dio cuenta y alertó a la policía del incidente y se pudo recuperar. Así que apuntamos también que revisaremos si están todas las cadenas de la catedral y que si falta alguna llamaremos a la policía, para lo cual hemos buscado el teléfono y lo hemos anotado, el 092.




            Y seguimos investigando, curioseando, planteándonos preguntas que nos llevan a otras y que nos permiten construir poco a poco nuestro proceso de aprendizaje.